Toallas higiénicas, protectores y tampones

Toallas higiénicas, protectores y tampones

Viernes 29 de julio de 2016

Las mujeres menstruamos aproximadamente 5 días al mes. En un año son entonces 60 días. Por lo tanto si menstruamos durante aproximadamente 40 años, sería un total de 2.400 días u 80 meses o 6,7 años que equivale a 6 años 8 meses y 2 semanas.

 

Lo que muchas mujeres no saben es que están siendo agredidas mes a mes con tóxicos que pueden ocasionar enfermedades mortales y además están dañando el medio ambiente cada vez que se utiliza alguno de estos productos. Nosotras mismas llegamos a ignorar los componentes tóxicos y las consecuencias en nuestra salud y al mismo tiempo nos mantenernos ignorantes frente a este tema.

 

Recordemos que una toalla higiénica  demora en degradarse no 100 años ni 200 años sino 500 años! En los paquetes de las toallas no se informa sobre las sustancias y materias primas que se utilizan para la fabricación de los apósitos. En algunas se da a conocer solo la celulosa, polietileno (uno de los plásticos más comunes), papel siliconado, algodón, poliéster, polipropileno (tela plástica no tejida), pulpa de papel blanqueada y aromatizantes. En Internet podemos encontrar más información sobre los componentes tóxicos utilizado: dioxina, poliacrilato, rayón y asbesto.

  • Dioxina: Es un componente altamente toxicó no deseado, su producción química implica el cloro. Este último se utiliza para blanquear los tampones, toallas higiénicas y protectores diarios. De este proceso industrial se derivan las dioxinas que quedan en los productos blanqueados. Las dioxinas afectan seriamente los órganos reproductores provocando problemas de reproducción y desarrollo, puede causar malformaciones fetales, afecta el sistema inmunitario y el resto de los tejidos en nuestro cuerpo. Es una sustancia de descomposición lenta y almacenable en el cuerpo, su interferencia con nuestras hormonas hace que la dioxina sea catalogada como una sustancia cancerígena. Se le asocia como uno de los causantes de la endometriosis, enfermedad ginecológica que consiste en el crecimiento descontrolado de los tejidos endometriales (mucosas que recubren las paredes uterinas), esta enfermedad puede provocar dismenorrea (menstruación dolorosa), dolores pélvicos e infertilidad. Expertos señalan que este compuesto no se elimina con facilidad, pueden tardar cinco años en reducirse a la mitad, no se degradan y por tanto, van acumulándose en los tejidos. Una simple dosis de la dioxina más letal puede matar a una rata.
  • Poliacrilato: Es un compuesto químico. Es un polvo blanco sin olor que tiene la capacidad de absorber grandes cantidades de líquido. Esto se  utiliza   como el famoso “gel absorbente”. Estudios demuestran que ésta asociado con el síndrome del shock tóxico (SST) al  igual que  el rayón. El SST es causado por una toxina producida por ciertos tipos de bacterias estafilococos. El uso de  tampón, sobretodo si se deja por mucho tiempo, puede causar esta enfermedad. Los síntomas son confusión, diarrea, dolores de cabeza, fiebre, hipotensión (baja de la presión arterial), dolores musculares, náuseas, vómitos, crisis epilépticas, convulsiones y en los peores casos puede llegar a la insuficiencia en órganos como en los riñones y el hígado.
  • Rayón: Es un tejido sintético. Las fibras artificiales se obtienen a partir de sustancias químicas que se producen de materiales como el petróleo, la madera y el carbón.  Esta fibra es altamente absorbente y se utiliza para contener la sangre y los fluidos vaginales. Impide que la piel respire normalmente. Además, retiene la humedad, provocando el aumento de la transpiración corporal, esto puede provocar heridas en la vagina y un aumento anormal de la flora bacteriana que puede derivar en infecciones vaginales e infecciones urinarias. Cuando se utilizan tampones al sacarlo de la cavidad vaginal quedan fibras adentro, restos de tampón que también pueden las más diversas molestias como mal olor, infecciones, sangramientos, SST, entre otras.
  • Asbesto: El asbesto es un grupo de minerales que se utiliza en tejas, azulejos, planchas de pizarreño, baldosas, cemento, productos de papel, embragues de autos, frenos, envases, paquetería, revestimientos, pintura, talco, toallas higiénicas y tampones.  El Departamento de Salud y Servicios Humanos, la Oficina de Protección Ambiental y la Oficina Internacional para la Investigación del Cáncer de los Estados Unidos demostraron que los productos relacionados con el asbesto provocan cáncer. El ministerio de salud en Chile elaboro el “Manual para la Elaboración de un Plan de Trabajos con Materiales que Contienen Asbesto Friable y no Friable” aquí explican que el mineral puede producir daños irreversibles a la salud, este mineral ha sido catalogado como altamente cancerígeno  para el ser humano. Por otro lado existen estudios que desmienten la utilización del asbesto en toallas higiénicas y tampones, pero también existen estudios que corroboran su existencia como estrategia de mercado.  Donna C. Booisseau, de la Universidad de Illinois, indica que: “La industria del tampón incluye asbesto en sus productos con la intención de hacer sangrar más a las mujeres durante su período menstrual y favorecer así el aumento de consumo de esta mercancía”.

Experimenta otras alternativas y no te ciegues con lo que el mercado nos dice. Existen productos alternativos a la toxicidad, lamentablemente en Chile aún no se comercializan en  farmacias ni supermercados. Las alternativas son positivas para tu comodidad, economía, tu salud y el medio ambiente. 

 

Compartir

cerrar

Suscríbete

Para recibir novedades y promociones
en tu email


Enviar